Unión fue sólido en cancha pero leve en la conducción, y perdió 2-1 ante Racing


El equipo conducido por Fernando Gago comenzó el partido con un juego vertiginoso y protagonista. Dicha característica le dio la primera situación de peligro: un centro atrás que cabeceó Maximiliano Romero y que encontró en posición justa a Santiago Mele, que dejó el rebote para que Gabriel Hauche defina muy desviado.

Inmediatamente Romero tuvo una nueva posibilidad mano a mano, que también detuvo Mele tras desplazarlo en la jugada de gran manera.

El problema de las lesiones en Unión no se hizo ajeno en esta situación y afectó a Jonatan Alvez, quien fue sustituído en el primer cuarto de juego de partido por Junior Marabel.

El correr de los minutos ubicó al Tatengue un poco más ordenado en el partido, especialmente en el sector derecho de la cancha con las subidas de Imanol Machuca.

En el minuto 37, ocurrió la jugada más clara del primer tiempo: una combinación entre Maximiliano Romero y Emiliano Vecchio, derivó en un centro del ex Rosario Central para Gabriel Hauche para que Santiago Mele vuelva a salvar al equipo rojiblanco con grandes reflejos. La primera parte dejó un partido discreto entre ambos equipos, donde el local tuvo las llegadas más claras y a Unión con una solidez destada ante el ritmo vertiginoso del rival.

El complemento comenzó con una jugada clarísima para Unión a los 15 segundos, en un mano a mano que Nardoni no pudo concretar debido al rápido achique de Matías Tagliamonte.

A los seis minutos de juego, el Tate ratificó su mejor pasar en ese momento del juego y se puso en ventaja con gol de Junior Marabel, quien conectó un centro de Lucas Esquivel desde el sector izquierdo, cortando una racha de más de dos meses sin poder marcar en condición de visitante, y más de diez años sin convertir en el Cilindro.

Tras el gol, se mantuvo la solidez de Unión que comenzó a lastimar de contragolpe, en una jugada que malogró el propio Marabel para ampliar el marcador pasado el cuarto de hora.

Los ingresos de Carlos Alcaraz, Jonathan Gómez y Johan Carbonero por Moreno, Vecchio y Hauche le dieron frescura a Racing, que tuvo una gran oportunidad al minuto 20 tras la anulación por offside de un gol de Carbonero.

Siete minutos más tarde, llegó la recompensa para La Academia con la igualdad, con un gol de Copetti en una jugada aérea que no supo resolver Unión defensivamente.

Las fallas defensivas que venían castigando al Tate en los últimos partidos comenzaron a aparecer, y sobre el final del partido, la falta de reacción en el momento de hacer los cambios por parte de Gustavo Munúa terminaron costándole carísimo al elenco rojiblanco, con Racing dando vuelta el partido y poniéndose en ventaja con gol de Johan Carbonero, ingresado en el complemento.

Sin tiempo para reacciones, el elenco rojiblanco quedó impotente tras escurrírsele el partido de las manos, dando como ventaja 32 minutos de la segunda parte sin realizar modificaciones, más allá del ingreso de Marabel por Álvez en el primer tiempo. De esta manera, pierde un partido por no poder sostener mediante modificaciones la frescura de Racing con el triple cambio realizado por Gago, clave en el momento que se realizó y que tuvo incidencia directa en el desenlace del partido.

Unión volverá a jugar el próximo viernes a las 21:30 horas, recibiendo a Newell´s Old Boys en el Estadio 15 de Abril, con la ilusión y la obligación de ganar para alcanzar la clasificación a la Copa Sudamericana 2023.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *