Tipos de rostro: lo que necesitás saber para identificar el tuyo


No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

¿Cómo identificar un tipo de rostro?

image.png

La respuesta es simple: observar. Es importante mirar detenidamente las facciones y la forma de la cara: ¿es larga? ¿la frente es prominente? ¿qué pasa con la nariz? ¿y los pómulos? Ir contestando estas preguntas puede esclarecer más el panorama, ya que puede llamar la atención a características de la cara a la que nunca se les había prestado atención. Además, es importante observar la relación que las diferentes facciones tienen entre sí: las proporciones, el largo, el ancho, etc. Todo esto, aunque confuso al principio, será donde se encontrará la respuesta.

¿Qué tipos de cara existen?

Los tipos de rostro son ocho. A continuación, sus nombres y características principales.

701CF75B-9A60-4E46-BBF9-E26424EA905E.PNG

Rostros ovalado, redondo, cuadrado y rectangular

Rostros ovalado, redondo, cuadrado y rectangular

  • Cara ovalada: Presenta un rostro alargado sin demasiadas prominencias.
  • Cara redonda: El largo y el ancho del rostro son similares. Tampoco presenta rasgos marcados.
  • Cara cuadrada: Son rostros angulosos y marcados, con la frente y la mandíbula presentando un ancho similar.
  • Cara rectangular: Este es un rostro más largo que ancho. Suele presentar pómulos altos y rasgos no muy marcados. También llamado oblongo.
  • Cara corazón: Este tipo de rostro se caracteriza por una frente y pómulos anchos y una mandíbula estrecha.
  • Cara diamante: También llamada hexagonal, es un rostro con frente y mandíbula estrechas pero con pómulos prominentes.
  • Cara triangular: Se caracteriza por tener una frente estrecha y una mandíbula más ancha.
  • Cara triángulo invertido: Este rostro posee frente amplia con pómulos y mandíbula estrechos.

DEC6AAEB-5FB9-4B6C-963B-F0F4EB3E77FB.PNG

Rostros corazón, diamante, triángulo y triángulo invertido

Rostros corazón, diamante, triángulo y triángulo invertido

Teniendo en cuenta estas descripciones junto a la guía visual aquí incluida, podrás identificar fácilmente cuál es tu tipo de rostro.

Hora de aplicar lo aprendido

image.png

El poder identificar el tipo de rostro es útil porque permite utilizar técnicas de maquillaje, particularmente el perfilado o contouring, para resaltar o disimular ciertas zonas de la cara. Aunque no existe una forma a la que aspirar, es posible que cada persona se encuentre más cómoda enfatizando ciertas facciones mientras que otras quedan en segundo plano. De esta manera, utilizando productos oscuros en crema o en polvo, se pueden afinar o achicar zonas, como una frente muy alta o una mandíbula muy prominente. De manera opuesta es decir, utilizando cremas claras o iluminadores en polvo, se puede llamar la atención hacia áreas que sí se desea resaltar o ampliar visualmente, como la zona central del rostro o los pómulos. Es fácil: con los colores oscuros se disimula y afina, mientras que con los claros se resalta e ilumina. Dominar estas técnicas puede llevar un tiempo y práctica, por lo que no hay que tener miedo a equivocarse y a aprender.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.