Policías auxiliaron a un niño de dos años que se había atragantado con un caramelo


Los suboficiales Edgardo Martinelli y Carla Pagano contaron en diálogo con AIRE, que observaron que en frente del puesto se detuvo de manera brusca, por lo que se acercaron y los padres corrieron con Lorenzo en brazos desvanecido. «Realizamos las maniobras de desobstrucción con las manos durante unos cinco minutos, el chico vomitó, largó el caramelo y se puso llorar«, dijo.

Policías rescataron a un nene atragantado frente a casa de gobierno 2.png

Por su parte, Carla dijo que «a penas nos vieron, los padres no dudaron en darnos el niño en brazos. Confiaron en nosotros y estuvieron en calma«. Se comunicaron con el 911, que les transfirieron la llamada con el servicio de emergencia y les dieron las indicaciones de cómo proseguir. Luego, el bebé llamado Lorenzo fue trasladado por control al Hospital de Niños. «Al final estábamos muy emocionados, dijimos, ‘lo logramos'», concluyó.

¿Qué es la Maniobra de Heimlich?

La Maniobra de Heimlich también llamada Compresión Abdominal, es un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto pequeño. Es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento. Expulsa aire de los pulmones de la persona y le provoca tos. La fuerza de la tos podría entonces sacar el objeto de sus vías respiratorias.

image.png

Foto: gentileza

¿Cuáles son los signos que presenta una persona que tiene las vías respiratorias obstruidas?

  • Cara de color rojo brillante o azulado
  • Agarrarse la garganta
  • No poder toser fuertemente
  • Dificultad para hablar
  • Resollar o un sonido silbante cuando trata de respirar

Para realizar la acción en adultos (o niños bastante crecidos que caminan), se procede de la siguiente manera. Con el sujeto de pie, abrazar al mismo por la espalda con los dos brazos. En esta posición se presiona con una mano cerrada y la otra recubriendo la primera. Se debe apoyar el puño entre su ombligo y su pecho, y presionar adentro y arriba, hacia el centro del estómago. Su vientre queda así comprimido entre el puño y el cuerpo del rescatador, lo que forma una presión hacia arriba.

En el caso de que el atragantado esté solo, puede tomar una silla con respaldo, situarla por debajo de su pecho y empujar hacia arriba con fuerza, para intentar expulsar el objeto. Estando solo es de gran utilidad el tener a mano alguno de los aparatos anti-atragantamiento disponibles actualmente (si bien son optativos, por lo que las guías no los incluyen en sus protocolos).

La asfixia impide que el oxígeno llegue a los pulmones y desde allí al resto de los órganos. Si el cerebro permanece sin oxígeno durante más de cuatro minutos, puede ocurrir algún daño cerebral o incluso la muerte.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *