El herido en los festejos de Colón es el hermano del Chucky Ríos, líder de «La Negrada»


El herido, identificado como J.P. Ríos, de 27 años, recibió un disparo en la zona del omóplato y fue trasladado al Hospital Cullen, donde se encuentra internado.

Disturbios en los festejos de Colon.mp4

Desde hace por lo menos seis meses, el nombre de Brian Emanuel «Chucky» Ríos sale a luz cada vez que en Colón hay un incidente. Se comenta mucho sobre él, pero en lo concreto, no está formalmente imputado en una causa judicial que lo vincule estrictamente con los tiroteos a la filial del club del barrio Centenario ni tampoco con la balacera que dejó cuatro policías y un hincha de Peñarol de Uruguay hospitalizados.

Lo cierto es que a “Chucky” Ríos, el barra que disputa el poder en el «paravalancha» del estadio Brigadier López, cuenta con un pedido de captura activo en el marco de una causa que investiga una “tentativa de homicidio” y que se tramita en la Fiscalía de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación.

Colón enfrentamientos hinchas con la policía

Dicho pedido, según revelaron fuentes judiciales a AIRE, fue librado en mayo del 2019 por el fiscal Andrés Marchi y desde entonces la policía no logró capturar al líder de “La Negrada”, la facción de la barra confrontada con “Los de Siempre”, cuyo líder es Orlando «Nano» Leiva.

Sobre el muchacho de 30 años no solo pesa el pedido de captura, sino que además cuenta con una condena en la Justicia federal, ya cumplida, por venta de drogas al menudeo en una vivienda de Colón al 3500 y también en una vivienda del Fonavi San Jerónimo.

Allanado y capturado después

Aquella condena se remonta al 21 de abril del 2015, cuando luego de un juicio que tuvo lugar en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, “Chucky” Ríos fue condenado a cinco años de prisión efectiva como autor penalmente responsable de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”.

Ese debate, realizado ante los jueces María Ivón Vella, Luciano Lauría y José María Escobar Cello, ventiló una causa que supo tramitarse en la Fiscalía Federal N°2 y que estuvo a cargo de los entonces investigadores de la Brigada Operativa Departamental I del departamento La Capital.

Dicha investigación duró meses y tuvo como principal investigado a Ríos, al cual le secuestraron, el 24 de septiembre del 2013, tres ladrillos de cocaína envueltos en cinta de embalar. Sin embargo, en ese allanamiento, efectuado en una vivienda de Colón al 3500, Ríos no pudo ser encontrado por los investigadores.

La negrada barra de Colón 2.jpg

La Negrada, la facción que es disidente a

La Negrada, la facción que es disidente a «Los de Siempre», que en la actualidad conducen la barra de Colón.

A raíz de ello, el juez federal que instruyó la causa, Francisco Miño, libró en ese entonces un pedido de detención contra Ríos el cual se concretó unos meses después, el 11 de junio del 2014. Ya en manos de la Justicia federal, el barra fue indagado y luego procesado por comercialización de estupefacientes.

El 18 de julio del 2014, el juez clausuró la investigación y elevó el expediente al Tribunal Oral Federal de Santa Fe para su posterior juicio en el que Ríos fue condenado, un año después a cinco años de cárcel en un fallo que unificó una condena anterior dictada en el Juzgado en lo Penal de Sentencia de la Quinta Nominación de la ciudad de Santa Fe.

Tras pasar dos años detenido en la Unidad N°4 de Santa Rosa, La Pampa, «Chucky» Ríos inició por medio del defensor oficial Julio Agnoli el trámite para obtener la libertad condicional la cual fue otorgada el 23 de octubre del 2017 en una resolución que llevó la firma del juez Luciano Lauría. Finalmente, la condena venció el 11 de junio del 2019.

Los violentos incidentes en el Club Atlético Colón

A tres años del vencimiento de esa condena, Ríos empezó a ser colocado como el responsable de los incidentes ocurridos en Colón en los últimos meses. El primero, se remonta a diciembre del año pasado cuando el sabalero disputó la final con River en el estadio Madre de Ciudades en la ciudad de Santiago del Estero.

En ese momento, autoridades policiales y judiciales de esa provincia le prohibieron a un micro cargado de barras de la facción de Ríos poder ir hasta el estadio en donde se disputaba el Trofeo de Campeones de la Superliga. Seguidamente, ordenaron que regresen a Santa Fe, en donde fueron escoltados por agentes policiales de la Agencia de Seguridad Vial de Santa Fe en distintos tramos.

barras colón deportados santiago del estero

Leer más ► Hicieron volver de Santiago del Estero a una facción de la barra de Colón

El suceso se conoció a raíz de un video que hizo circular aquella facción y donde juró venganza a “Nano” Leiva, el actual jefe de la barra del sabalero. “Pedazo de gil, vivís del club”, dijeron los pasajeros que iban en el micro y quedaron grabados en el video. “Se te vino el agua”, advirtieron.

Aquel registro fílmico se convirtió, quizás, en el anticipo de lo que vendría con posterioridad. Primero, el ataque a balazos contra la filial de Colón de avenida J.J. Paso y su intersección con Zavalla en donde delincuentes pasaron y abrieron fuego a mansalva contra las instalaciones, el pasado 17 de febrero.

Y después, los incidentes en la previa del partido de Colón con Peñarol de Uruguay por la Copa Libertadores, que dejó como saldo cuatro policías y un hincha uruguayo heridos y asistidos en el hospital José María Cullen. Por este hecho, el club recibió una dura sanción de Conmebol que incluyó una multa económica y la clausura de la tribuna sur por los siguentes tres partidos de local por la competencia internacional.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.