En la provincia de Entre Ríos se cultiva el 70% de la producción de nuez pecán de Argentina

Desde 2007 Entre Ríos cuenta con un vivero regional ubicado en La Criolla, de referencia nacional, donde se producen plantas injertadas de distintas variedades genéticas; y con dos de las principales plantas peladoras del país. Las variedades más utilizadas son Pawnee, Desirable y Shoshoni, aunque también existen otras como Choctaw, Stuart, Maramec, Podsenik, Corley, Success, Kiowa y Maham.

Según Cluster del Pecán, una asociación civil sin fines de lucro que nuclea a actores de la cadena, la actividad suma por año entre 700 y 800 hectáreas a nivel nacional, de las cuales el 40% corresponden a las provincias de la mesopotamia y el litoral.

nuez pecan1.jpg

El otoño es la época más esperada para los productores entrerrianos de nuez pecán, ya que comienza la cosecha. El sistema de cosecha en algunos lugares consiste en una máquina que agita los troncos para que la fruta caiga, para luego ser seleccionada, descascarada y limpiada manualmente.

Entre Ríos no sólo produce el fruto, sino que lo utiliza de ingrediente para productos regionales como la pecán acaramelada, bañada en chocolate, rostizada salada, o saborizada.

La miel pura, bocaditos de higo o de pera, caramelos de leche, dulce de leche y mermeladas caseras, llevan la incorporación de la nuez pecán como un ingrediente más que brinda textura e incrementa la exquisitez propia de cada menú.

El director general de Agricultura de la provincia, Carlos Toledo, dijo que el pecán es un cultivo «en franco crecimiento».

En tanto, Jorge Lavista Llanos, representante del Cluster, señaló que en 2022 la Argentina va a exportar 1.100 toneladas de pecán con cáscara, que se transformará en pecán pelado, lo que «se traduce en más actividad industrial y más trabajo».

El Cluster tiene alrededor de 80 socios entre productores, viveristas, prestadores de servicios, técnicos, empresas elaboradoras y comercializadoras, y su objetivo es generar un polo productivo e integrado para dinamizar la producción y comercialización del fruto.

El Gobierno nacional apoya a la cadena con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a lo que suma asistencia y acompañamiento técnico de entidades especializadas.

También el INTA aporta a dicho cultivo a través de pruebas de efectividad y análisis de residuos de agroquímicos e inscripción de agroquímicos para el cultivo; conservación de producto a distintos parámetros postcosecha; desarrollo de laboratorio para evaluación de la calidad comercial de la nuez; análisis de calidad comercial; generación de documentos tales como Manual de manejo y Guía de Buenas Prácticas Agrícolas; y el desarrollo de un prototipo de recolector que fue mejorado por el Cluster.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *